Se considera que la nación neozelandesa es muy exitosa en frenar el COVID. De hecho, sucede que tiene el curioso récord de no tener pacientes hospitalizados por este virus.

Nueva Zelanda tiene cero pacientes hospitalizados con coronavirus. Todo apunta a una excelente gestión gubernamental. Ocurre que rápidamente se cerró el país, logrando que la enfermedad no llegase con tanta rapidez y cantidad.

Se trata de algo que llama la atención. ¿Cómo han logrado esta meta los neozelandeses? ¿Qué podemos aprender de esa nación? Estas y otras preguntas debemos responderlas en el curso de los acontecimientos.

LA PRIMERA MINISTRA JACINTA ARDERN: LA GRAN PROTAGONISTA

Todos alaban su gestión gubernamental. Desde un inicio, estableció estrictos procedimientos de bloqueo después del brote inicial de coronavirus en marzo. De esa manera, han pasado varios meses sin rebrotes.

Lo cierto es que Nueva Zelanda es un país que ha logrado frenar la pandemia. Además, los neozelandeses parecen estar 100% preparados para atender cualquier reaparición de los contagios.

Es así como el coronavirus parece estar detenido en un país del mundo que es ejemplo para los demás. Por eso, muchos consideran que su ejemplo debe ser seguido por otras naciones del planeta.

UNA PAULATINA FLEXIBILIZACIÓN DE LA CUARENTENA

Ha corrido la noticia de que Nueva Zelanda pone fin a sus restricciones fuera de Auckland. Igualmente, que la economía la logrado mantenerse a flote. Es así como se ha lidiado con el doble problema del coronavirus.

Por un lado, es un tema de salud. Además, conlleva medidas de confinamiento que suelen alterar la actividad laboral. Es así como se ha logrado un índice de muy pocos pacientes hospitalizados, combinado con una actividad económica estable.

Vale decirse que las cifras de pacientes en Nueva Zelanda son muy distintas a otras naciones. Por ejemplo, en Estados Unidos se han reportado más de 7,8 millones de casos. Asimismo, en el Reino Unido se computan 600.000 casos. ¡Cantidades muy altas!

SOLO 39 CASOS ACTIVOS EN TODA LA NACIÓN

Una cantidad, en verdad, ínfima. Además, se trata de casos controlados y muchos asintomáticos. Tal vez, este es uno de los éxitos de la labor de la Primera Ministra: lograr monitorear a la población. De ese modo, se provienen los contagios masivos.

Se agrega que el Ministerio de Salud neozelandés ha dejado muy clara su estratagema: eliminar las cadenas de transmisión. Es la manera perfecta de detener la propagación del virus: atacando al coronavirus y evitando su propagación a gran velocidad.

Se dice que una de cada 10 personas habría contraído COVID-19, según la OMS. En dado caso, esta es una cifra de escala mundial que parece no encajar en tierras neozelandesas.

¿Qué debemos imitar de los neozelandeses? Entender que la disciplina y buena gestión son algo necesario para controlar el COVID 19. Asimismo, a actuar con antelación. No esperar que la enfermedad sume muchos pacientes.

Fuente:

UNILAD

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here